CAPRICHO 11: “La vida y el corcel” de Diego Miró Quesada

Diego Miró Quesada Mejía (Lima, 1986), es decir, “el caballero de la piedra filosofal,/ aquel que siente el alma del río,/ el silencio del otoño,/ la certeza y la duda”. Él pregunta: “¿Quién me acompañará a la morada del lenguaje?/ ¿Quién vendrá conmigo?” Respondemos: No nos resistimos ante “el patriótico peinado/ de Vallejo” que aparece en tus poemas. Nosotros iremos tras tu sonido.

19467690_10158877880190257_1318127075509507254_o
Diego Miró Quesada en la celebración de “La vida y el corcel”, el 27 de junio del año 2017.

La vida y el corcel (2017) brinda al lector, a la experiencia del viajero inmóvil “el mustio color/ de las flores/ y la esperanza”. A propósito acerca de la poesía Miró Quesada dice: “es algo que nace del corazón. Como si dispararas lo que sientes.” (Diario El Comercio, 26 de junio del 2011). Esa descarga precisamente es su libro último. Una ráfaga vital y honesta, un verdadero acierto.

Ahora Victoria Meneses advierte que “despertaron en el poeta su gusto por la filosofía y la literatura la directa influencia de su abuelo, cuya vasta biblioteca atrajo su atención desde niño”. (Diario Perú 21, 29 de junio del 2017). Igualmente, su vida pasada y la realidad latinoamericana han sido influencias ineludibles. Así aparecen versos como: “Muerte, soledad/ empedernida/ que no lleva/ equipaje,/ solo desesperanza” o “La vida se ha vuelto un palo”.

DSC00575Ya no buscamos “la frase célebre,/ la proclama evidente/ en la soledad/ del diccionario,/ en la gramática/ congelada/ de la opulencia”. Porque redescubrimos con “La vida y el corcel” la poesía y las palabras que están en el centro de todo. Éstas, pues, son el embrión que no solo describe, señala y nombra el mundo sino que lo ordena y puede salvarlo, reordenarlo.  

Entonces es imposible no toparse con la poesía fresca, íntima y catártica de Miró Quesada en esta travesía de sentipensares y andares, llamada vida.

En consecuencia: “Por mucha muerte que venga –aseguró Galeano–, por mucha sangre que corra, los hombres y las mujeres serán por la música bailados mientras sean por el aire respirados, por la tierra arados y amados” (Memoria del Fuego III, p. 336). Por qué no también entonar: Seremos por la música bailados mientras los poetas, como Diego Miró Quesada, no pierdan el tercer ojo y la voz clara, o sea la sensibilidad.  Porque –como sentencia Evgueni Evtushenko– la patria no es un término geográfico o literario sino la imagen de hombres vivos.

LA HERMOSURA DE UNA FLOR

19575364_10158877916870257_928455715309976173_o.jpg
Diego Miró Quesada y el amauta Luis Yáñez.

La hermosura de una flor

o el cielo despejado.

Júpiter y Venus

sujetan al sol.

Solo una estrella

ilumina la noche.

La hermosura de una flor,

sus pétalos, cuadro

perfecto. Su tallo, viejo

pincel del artista.

La hermosura de una flor

germina lentamente

en mis sueños extraños.

(La vida y el corcel, pág. 67)

Web del poeta: https://www.facebook.com/Diego-Mir%C3%B3-Quesada-Mej%C3%ADa-Escritor-321985334888874/

Jhocer GonzalesJhocer Gonzales (Junín, 1996) ha estudiado Literatura en la UNE. Es el discípulo más distinguido de Luis Yáñez. Publicó dos libros: A tres pasos del amor (Chota, 2015) y Me sé tus sueños de memoria, obra total de único ejemplar. Interesado en temas de educación, humanidades y estudios lingüísticos.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: