POESÍA JOVEN: 5 POEMAS DE FIORELLA TERRAZAS

fiorella_terrazas_poesía

“De mi nacen los niños que tiemblan”

Fiorella Terrazas Espinoza nace en Lima en 1990. Poeta, diseñadora gráfica, contadora y autodidacta por vocación. Ha publicado tres plaquetas de poesía: Dejo Cabellos en los bares (2013), Espinosza (2015), Hedores (2017) y Los Tratados de La Perdedora (2017).

Asimismo ha participado en diversos festivales de poesía a nivel nacional: Enero en la palabra; Festival Caravana de poesía, Festival de Poesía en Lima, Festival de Poesía – Trova Rocky,  y en el Festival Transfronterizo de Poesía Tea Party. Sus poemas navegan por múltiples revistas y blogs Sudamericanos. Puedes llamarla Fio Loba.

PST

En dos minutos de odio escuché el ranking de la radio

di rienda a la nueva heterodoxia

en el rostro del más viejo de la sala

y en dos minutos más de odio causé el mal mediante un grupo de mensajes de móvil.

 

La revolución estará completa cuando la lengua sea perfecta: reducida a una palabra,

y el espanto se vivirá en no saber cómo llamar a un alarido bajo la piel.

 

Es random la inteligencia y el miedo no es perfecto

es sencillo hacerse cargo de revivir

y atar los cuerpos a un cableado por donde se robe internet.

 

La tv nos llena la cabeza con ideas insanas

le dan dos minutos de opio a los asientos en primera fila

y comete un crimen que suena retórico.

 

De mi nacen los niños que tiemblan

se rompen las columnas de la casa para que sangre una familia

se compra cocaína mientras ellos soportan el hambre en una esquina

lloramos el desamor frotando una toalla

algún muro de ciudad tirita

y vuelan plomos para cuatro inocentes

nosotros empozados en tinas de panfleto

crecen las fobias

para sentirnos puros rompemos nuestras uñas

no admitiré la hipocresía de tomar en brazos a la maestra del trapo

y ayudarle a cruzar la calle

no admitiré que las madres exijan trabajemos para el gobierno

si ya no hay belleza en este paraíso,

sólo este zumbido imparable en el oído

buscaré el agua y drenaré allí lo que me sofoca.

 

He tardado 400 noches en convencer a una mujer de que sea mía por 30 minutos.

 

DMZ

Nosotros calatos y  tirados

en las veredas o apretados en los buses

sedientos e inmutables viviendo dentro de los postes averiados

navegamos / nos crecen antenas

al compás del canto de las mentes místicas/selenitas/capicúas

como visitantes que se tele transportan en hologramas

o fotografías de cuatro mil mega píxeles.

 

¿Como un gusano que vive en un gato se suicida cayendo sobre la leche?

¿Por qué duele el reflejo como la mordida de un perro?

 

Nada solo un parque a través de los espejos,

la piedra en mi mano se convierte en brujo cerrando los ojos.

 

Se siente el olor agudo de hombres bajo arresto

huele a fe ciega/muda/sorda

que suelta granadas en esta capital/como una oruga suelta aves

¿Se transforman los reflejos?

no lo sé.

 

Ellos insatisfechos invaden nuestras cartas

y nos aman los huesos

nos aman las gaviotas,

e iluminados posan sobre las piedras abriendo la boca

bombardean mi rostro

y me quedo entera en una oscuridad dolorosa

tomo mis fracasos para sobarme en la hierba

las ferreterías, caños y cerrojos son mis únicos lugares de aventura

y en medio de la pena meto mano a la autopista que crucé,

mi toxicidad dejó una huella de acrónimos de lápiz labial

mientras corrí para verte.

 

Veo cómo acaba esto ahora que soy río

sus muertes se presentan dentro de mis corrientes

explico el proceso que sigue la tierra que fallece

mi espalda se vuelve planeta de precámbricos granos en una meseta

cuyas hierbas son todos los dolores de las mordidas en mis pechos

las lombrices se enroscan todas las noches

la agonía no desaparece con una máscara

y el agua ensucia mis lágrimas.

 

Me siento un circo donde la luz destruye mis pies

y mis sombras se quedan sin resolver

registro la luna por el huequito de una pared que se convierte en ave

y me brilla algo que bota luz por los agujeros donde gritan los animales

esperando que la lluvia bañe lo que más cantamos

levantando el puño de una mano sin dedos.

 

MDS

Relámpago confluye la corriente en ácido

en cada legumbre del mercado

donde no fingí naturaleza

y perfora los espejos para que releven helechos.

Dinamita y cincélame o corta y bebe la sangre

revela los moluscos en cada guerra

descarta racismo a las uñas quemadas

donde una pared de piedra espera las olas.

grita huellas en topografías de rostros con sueño

porque los recuerdos se derriten.

 

Cada dureza me causa distorsión por la madrugada

un día tú, un día

sedimentarás el agua dejándome adolorida

en alguna opalescencia

o en la sucesión de manos frotando un ano

término exquisito que absorbe cual esponja

y aflora en este terreno baldío hasta el fracaso.

 

Centellante juguete que calcina

de tres en tres

de cuarto en cuarto

donde mi cuerpo habita eres fugaz

fiebre helada/alma de piedra en algún lugar

por eso me excedo en fármacos

para que brillen en mi los puntos de la noche

y me sangren los cuerpos dentro del cuerpo.

 

Me demoré en darme cuenta en mi ciudad

que los hoteles deben grafitearse

te demoraste en darte cuenta que las importadoras no importan

ya nada importa, ni el sonido del celular como conducto espacial,

ser una muchacha que duerme

con una flecha de oro en el ombligo

o esta miserable hoja de papel,

que ahora arrojo a la basura.

 

F3E

Los perros acumularán orines y ecos si trazo mi cruz

en esta calle saturada de ambulantes y alumbrado público

buscar un corazón que se deje atravesar por una flecha hace que todos huyan.

 

En aquella latitud callejera

veo a un hombre sostener a un niño

la luz se pone rara o escupe un abismo

se callan mis huesos y atravieso el éter

el estudio empieza a las 8 de la noche

y se acaba la luz en las tumbas

la curiosidad había vencido al horror hacía tiempo,

el mundo se acabará en breves segundos

estallará la bomba de amnesia

todos abandonaran su objeto más preciado antes de olvidarlo

un teléfono, un diccionario, el botón de una camisa, un gif animado

yo abandono un espejo, cuya oscuridad provoca darle vuelta y veo:

pelo/piel de pulga

signos de duda

Cavernas vencidas en apagados poros.

 

Piña,

la batería de mi reflejo no tiene repuestos

no resisto al precipicio

entonces trazo un plano

reconstruyo la estación del terciario

en un cuerpo toro

inhumano

retrocedo sola en mi morada

y veo mi reflejo nuevamente

con sal en los ojos

veo el rostro de la locura

ellos opresivos

ellos trepadores

plantas y Jesús

con el último golpe, caigo, me levanto y caigo nuevamente en la costa.

 

Dormido cartucho prende la piedra caliza que llevo en el pecho, parece un corazón.

 

Máquina del Tiempo

 

yo que he sido cuarta maraña en el pongo

y zincada tropicalizada en el clítoris

 

azucena herrante

azucena marchita

que causa irrisión

 

yo que me he encontrado sola en el pasacalle conmigo misma

que doy de comer mis pies a las tarántulas

 

azucena deprimida

azucena dolicocéfala

que roba pétalos

 

hinco mis rodillas para ver mejor tu látigo solar

yo que solo bebo la intemperie de este delito

me someto roja

yo que no fundo ciudades ni amanezco imperios

dejo el aplomo

y de patas fuertes-hocico denso

hago esta construcción que cuelga

de rocosos padres plantados en el agua

para defendernos de los eriales sátrapas morlocks

estamos en el 802.701 sin saberlo

y no hay fruta que sane o seno del cual beber y renacer

hay que abandonar la genuflexión

machacando el axioma

el que se enfrenta no se salva y yo ya no puedo recordar nada

porque aquí no se puede mirar atrás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: