Un Maduro golpe a la libertad

Hoy, Venezuela no vive. Subsiste.

Hoy Venezuela muere con la peor de las crisis que un país ‘demócrata’ pudiese finiquitar su tiempo, su momento y su lugar.

Hoy Venezuela es el máximo esclavo de un ruin tirano que se escuda en sus derechos altruistas y vociferantes para mezclar la opinión radical con la censura masiva.

Hoy, mientras todos llevamos un poco de Venezuela en la sangre, Venezuela cae a un abismo del cual, le resultará muy complicado (más no imposible), salir exitoso.

madurocabello040214.jpg

La dictadura política nos golpea y recuerda un nefasto pasado, uno lleno de portadas amarillistas y de grandes y memorables cortinas de humo que vendían el alma de todos los peruanos y jugaban con nuestra moral confabulando la verdad con la falsedad.

Nicolás Maduro anuló a la Asamblea Nacional (órgano unicameral encargado del poder legislativo) y traspasó sus poderes al Tribunal Supremo de Justicia (pleno de diputados mediocres controlado netamente de la pobre y triste ideología chavista), para dar final a una era de ‘democracia’ mentirosa y demostrar ante el mundo entero la verdadera cara del mandatario llanero y el de su harén de falsos líderes y dioses de barro.

Sin duda, el rotundo y comentado autogolpe de Estado concretado por el sucesor de Hugo Chávez, no es más que un sinónimo de debilidad ante un país desprotegido sin dejar de ser una genial estrategia de un maniático paranoico para demoler la idiosincrasia de un pueblo venezolano hundido en la desgracia y ganar al mejor estilo gánster psicosocial, la guerra interna que por tanos años vienen librando.

No es un engaño, que el duro tropiezo venezolano contra la libertad emocional y para con los derechos básicos de expresión de cualquier persona de a pie, se simplifica en los fundamentos hilarantes de su actual y controversial presidente (el cual guarda la sabiduría de su predecesor, tan o igual ido como él); no es un secreto, tampoco, pensar (y anhelar) que las potencias más establecidas de la región (y por qué no, de América, y por qué no, nosotros) podamos unirnos y entablar una conversación con Venezuela, ya que, seamos sinceros, en estos tiempos, pensar en un autogolpe de Estado, es por demás retrógrada y fuera del alcance de un país avanzado y con ganas de seguir en la carrera.

PPK pidió activar Carta Democrática para suspender a Venezuela de la OEA y así dar libre alcance de apoyo social, pero al parecer no sería el único rumbo que se espera adopte el Perú con respecto a la solidaridad con el país hermano. ¡Es hora de no evitar los problemas por menos nuestros que fueran o parezcan, es hora de sacarnos la venda de los ojos y hacer nada! Es momento de juntar a América y empujar todos el barco hacia la misma dirección. Porque cuando un ancla se aísla y se tuerce, es muy difícil avanzar, por más solo que se piense estar.

Resistan, compatriotas venezolanos, resistan que volverán a erguirse y saldrán dentro de poco con el pecho en alto y la frente al cielo y llegará un momento en el que todos riamos por este paraje mal escrito en la historia de su bien inculcada patria, rica y por demás menester de orgullo.

Venezuela, la alegría ya viene.

Luis Alberto GutiérrezAutor: Luis Alberto Gutiérrez Escritor y columnista. Comunicador.
25 años
Blogger
Descripción en dos palabras: Literatura y Cultura
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: