Magaly, una latina que no te ve

El pecado de Latina fue darle un contrato en blanco para firmar, el pecado de Latina fue pensar en una revolución de esa índole para su pantalla chica, una línea sucia que ya se conocía de memoria y que tantos dolores de cabeza le dio al periodismo de verdad. El pecado de Latina, fue, sin duda, pensar en Magaly Medina.

Cuando Latina acomodó entre sus filas a Magaly Medina, jamás imaginó (como último recurso) dejarla bajo la conducción de un noticiero matinal al lado de dos jóvenes periodistas. Hoy, una ya renunció, y el otro, no tardará en hacer lo mismo, más pronto de lo pensado.

Medina ingresó a canal dos con todas las ganas (y previas coordinaciones, con un sinfín de apretones de manos, dos millones de ideas a concretar, miles de promesas a futuro y centenares de besos a flor de piel con las mayores y pesadas cabezas canas de la casa televisiva) de recrear un ‘boom’ de entretenimiento renovado; lastimosamente para ella, ‘Amor, Amor, Amor’ ya era el mayor y maduro programa sintonizado, y nadie, ni siquiera ella, llegaría a quitarle la banda de capitán, dejando a la recién llegada, a sentarse en el grande y rojo sillón de espera y entrar, así, a una congeladora Coldex por varios meses.

Intentó conducir un programa de entrevistas, no tuvo la sintonía necesaria para las once de la noche. El programa, además, era un coloquio y pantomima de copia de algún show americano mal hecho de Ellen DeGeneres; intentó producir un espacio en honor a las mujeres maltratadas y, mala decisión otra vez, nunca salió al aire ni vio la luz a leguas de distancia. Definitivamente, la suerte no es algo que haya acompañado a la pelirroja desde su llegada y el público, claro, se lo hizo saber.

El último roce con Mijael Garrido Lecca es sólo una muestra de lo que es Magaly Medina en la televisión peruana, en esta televisión nacional, donde el más chabacano, llámese ‘Carloncho’ o ‘Mayimbú’ tiene un programa propio con bombos, esferas y platillos.

Esta es Magaly Medina, aquella “periodista” que da una idea totalmente parcial a lo que más le convenga, de acuerdo al estado de ánimo con el que la ‘diva’ se haya levantado y en torno al primero de sus pies que el suelo haya pisado; esta es Magaly Medina, la conductora que piensa que la libertad de expresión no es más que una vitrina estrellada para destituir al compañero de al lado y pensar que al vociferar alturadamente “no tengo pelos en la lengua” o “estoy acá para dar una opinión distinta”, puede despotricar contra cualquiera, valiéndose, de la fuerte y tergiversada libertad de sus opiniones. No, Magaly. No es una opinión distinta, es una fuera de contexto.

IMG_1033-1-768x458.jpg

Carolina Dabdoub, inteligente y joven reportera, hizo lo que cualquier persona natural con dos dedos de frente hubiese hecho en su situación: renunciar. Mijael Garrido Lecca, luego de la cereza del postre de la conductora en la última dupla mañanera (al mandarlo al diablo delante del país entero y zurrarse en la opinión del blondo y novel columnista) parecería que pensaría en seguir sus pasos, ya que cuando la cámara y el telepronter no están ante su mirada azulada, sus audífonos y laptop, parecen ser mejores compañeros de la mujer quien tiene al lado derecho.

El Perú quiere una televisión nueva, no más de lo mismo de hace veinte largos años. El país ya no desea los ‘sin confirmar’, ya está harto de las opiniones tan acertadas de Medina. El Perú quiere que le narren noticias, no que les cuenten un cuento mal contado.

Gracias, Magaly. Gracias por demostrarnos que no siempre el más fuerte es el que más grita o el que más aparenta salvajismo. Gracias por demostrarnos que no siempre el más fuerte es el más inteligente. Gracias por demostrarnos, que no siempre el más fuerte, es el mejor; pero sobre todo y finalmente, gracias Magaly Medina, gracias por ser la mejor profesora de periodismo de la televisión peruana, la cual nos enseña a todos, qué es lo que nunca, se debe hacer.

Luis Alberto GutiérrezAutor: Luis Alberto Gutiérrez Escritor y columnista. Comunicador.
25 años
Blogger
Descripción en dos palabras: Literatura y Cultura
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: