CARLOS QUENAYA Y SU TRAMA SORDA


nube_sordaAutor: Carlos Quenaya (Arequipa, 1984)
Género: Prosa y poesía
Páginas: 57
Editorial: Paracaídas editores
Año de edición: 2016

¿Qué pasa si en vez de pensar en el argumento de una historia, las frases heroicas que la hacen memorable, en las palabras que se deben escoger, más bien son el argumento, las frases y las palabras los mismos protagonistas? ¿Acaso el poeta no tiene su propio conflicto con todo ese mundo? ¿No es el proceso de la creación ya una odisea digna de contarse?

Carlos Quenaya, quien, desde Elogio de otra vana invención, ha huido de los asuntos trillados y se ha marchado en busca de inspiraciones solitarias, ha publicado su tercer poemario: La trama sorda o la nube del no saber. Esta vez, irónico y sutil, teje prosas y poemas con personajes metapoéticos: «La trama sorda se encontraba ahí y yo, montado en mi lengua, fumaba mirándola». «Las palabras mismas se atrincheran y descienden con aplomo misterioso». «Las frases perplejas abren sus ojitos y estiran las patas. La mañana las viste con un sabor de hueso».

Además, el autor refuerza ese sentimiento de conjugación entre la escritura y la inspiración en pasajes como: «En el barro numeroso, me gusta escribir. Soy ese otro que ayer te tomaba de la mano. Caminábamos sin saber que la noche era la alta torre que no podíamos mirar. Y en el envés de tu mirada de niña pobre y desplazada, yo decía mis vocablos». Por otro parte, el humor empieza a ser inyectado en su obra para expresarse con mayor soltura: «Hueveas filosóficamente / Llantas oscuras rechinan en el fósforo / Trujillo delgado mauricio espinoza / Quién anticipará mi cuerpo en búsqueda de luz».

Y aunque este poeta sea filósofo y de pensamientos duros, desliza su ternura, especialmente por una niña en esta composición prosaica bastante bella en MI PEQUEÑA HIJA:

Mi pequeña hija camina conmigo, pero soy muy alto para el tamaño de sus pies, desproporcionadamente largo para andar con ella. El viaje de mi cabeza hacia su espalda; la inclinación de mis orejas demora días, semanas, meses. Si hablo, el lenguaje me estorba. Si salto, mis pies me dan risa. ¿Mis manos? Dos cucharas inservibles. Yo le hablo del dolor y de la vida y de todo eso.

Mi pequeña hija me escucha, me mira y me acompaña.

Claramente, La trama sorda o la nube del no saber es un libro que reflexiona sobre la poesía como ficción, pero también sobre lo humano, y lo hace con profundidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: